El camino hacia el cambio

¿Qué es la Terapia Breve Estratégica?

¿Qué es la Terapia Breve Estratégica?

Con la Teoría de la comunicación humana de Paul Watzlawick como punto de partida, y divulgada y representada en la actualidad por el gran desarrollo que Giorgio Nardone ha impulsado, la Terapia Breve Estratégica es el arte de resolver problemas complejos mediante soluciones simples partiendo de que son los intentos de solución de la persona los que mantienen su problema.

La metodología empleada huye de las interpretaciones y no considera el pasado de la persona como un punto de inflexión para la psicoterapia: el pasado no se puede cambiar. Por ello, el terapeuta ayuda al paciente a encontrar soluciones a sus problemas o a conseguir objetivos inalcanzados en tiempo presente, considerando sus formas de responder a las exigencias del entorno y utilizando para ello el diálogo estratégico y la propia lógica del paciente como herramientas de cambio terapéutico.

La Terapia Breve Estratégica está orientada, pues, tanto a la extinción de los síntomas como a la reestructuración de la percepción de la realidad y nuestras reacciones a la misma. El fundamento de la praxis de la terapia breve estratégica se encuentra en crear cambios para producir sensaciones y emociones y modificar con ello el sistema perceptivo-reactivo de la persona, o, lo que es lo mismo, interpretar la realidad de forma diferente para dar respuestas diferentes, funcionales y que contribuyan a gestionar nuestra vida de una forma sana y adaptada.

Si existe un problema, existe su solución

Así es: el intento de solución que la persona ha puesto en práctica hasta ahora es lo que mantiene su problema. Cualquier cambio en la respuesta al mismo, en el intento de solucionarlo, abrirá el camino a nuevas formas de ver la realidad y a una vivencia diferente de la misma. Esta será la clave del cambio, y tras la primera experiencia emocional correctiva, es decir, la vivencia de una emoción distinta asociada a la misma situación que desencadenaba el problema, se sucederán respuestas diferentes que mantendrán el cambio, generarán hábitos funcionales y nos permitirán generalizar esas reacciones, emociones, estados de ánimo… a nuevos retos, haciéndonos autónomos en nuestra gestión emocional y constructores de nuestro camino en primera persona.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *